Olor a comida y ausencias

OLOR A COMIDA Y AUSENCIASLo bueno que tiene la espera es que nunca acaba cuando no acaba, no tiene plazo ni fecha de caducidad; no hay prisa en la espera…

Lo malo que tiene es que no termina cuando termina… siempre hay algo que no regresa del todo, o que al hacerlo ya no cabe en la nueva realidad que inicia su retorno…

Cada uno es libre de elegir el tiempo para su vida y de abrir ventanas con vistas al Norte o al Sur, de dirigir las miradas al amanecer del Este o hacia el Oeste donde se esconde la luz… Hay quien cree que vivir es esperar y quien piensa que no hay nada más allá de lo inmediato…

Y así debe ser.

Yo aún me emociono al encontrar personas que esperan a pesar de que el tiempo les quitó la razón hace años…

Imposible no es aquello que no es, eso sencillamente es inexistencia, imposible es lo que no puede ser…

Por eso cada uno llama a los sueños de manera diferente; unos los llaman “mañana”, otros “ayer”, hay quien prefiere llamarlos “quizás”, y algunos “espera”… Cada cual los llena de ilusiones, de dudas, de alegrías, de música… y los busca en cada rincón donde el aroma les dice que son verdad

 

OLOR A COMIDA Y AUSENCIAS-MLA-P

 

 

Más allá de aquí…

BEHIND-WALLEl tiempo aparece unas veces sin que nadie lo espere con el argumento de la excusa, del “pasaba por aquí”, y otras lo hace con el motivo de la razón, como si no pudiera faltar a la puntualidad de su cita consigo mismo.

En cambio, otras ocasiones desaparece con la razón como argumento, bajo esa idea de que el tiempo se acaba al finalizar una hora, un día, una semana… o con la motivación de la excusa, como si la arena caída o las manecillas alzadas del reloj dijeran, “lo siento, pero me tengo que marchar, me esperan en otro lugar, en otra vida…”

El caso es que no hay linealidad en la sucesión de los días, como tampoco la avalancha de mañanas que cae por la ladera de la vida logra cubrir un centímetro de lo vivido, el tiempo sólo es un argumento o una excusa, no la esencia de aquello que está por encima de los días y de las noches.

Somos nosotros quienes levantamos muros invisibles con el tiempo, para luego escondernos detrás de ellos y creer que nada existe más allá de aquí…

BEHIND AND AFTER-2-MLA-P

 

Poema de domingo

POEMA DOMINGOLos domingos amanecen con el aire íntimo del recuento, como si fueran un día cerrado por inventario, como si sus horas no les pertenecieran del todo y sólo fueran los minutos del lunes, del miércoles o de cada día, que se juntan en esa plaza del tiempo que es el séptimo día.

De algún modo nos dicen que siempre se es, aunque no siempre estemos en los lugares que nos hacen ser… La distancia no separa, sólo hace ver las cosas de otra manera…

El domingo parece lejano a todos los días, pero sólo es un día más o un día menos, como todos los demás…

 

 

PARAISO TERRENAL-MLA-P

La intermitencia del ser

INTERMINTENCIA SER-CRNo se es siempre ni se deja de ser nunca, todo depende de la luz que recoja los trozos que dejamos, y de los ojos que los reciban…

Hay quien vive dentro de un pequeño trozo caído de su vida, como si fuera un fragmento de epidermis que arranca el viento, mientras el resto del cuerpo continúa caminando sin nada ya que vivir… Permanece atrapado en él sin poder salir ni crecer, a la espera de que alguien lo recoja en otra vida.

Otras veces se vive en la amplitud de los momentos que no se han roto, pero la vida se va llenando de soledades y vacíos que terminan por romperla en pequeños trozos, que luego el viento arranca…

Al final la vida es la suma de las ausencias y la resta de las soledades, pero sólo si la luz las muestra y la mirada las descubre…

En caso contrario, tampoco…

 

TAN POCO-MLA-P

 

Palabras pasajeras

PALABRAS PASAJERAS-LLAVE¿Cuánto dura la soledad…? ¿Cuánto permanece una palabra…?

Sabemos el tiempo que permanecemos entre la ausencia, los días que pasan como si nada… Podemos contar las noches que no acaban con la mañana, las vueltas que no da la vida para que todo siga igual… pero la soledad es ajena al tiempo.

Hay distancias ancladas en los días que nunca llegan a ser ciertas, y presencias que te aíslan entre la duda y la negación.

Las palabras son los únicos testigos de la soledad…. las palabras que se dicen y los silencios que se hablan. Nada existe más allá del pensamiento, la imaginación o el sentimiento sin una palabra que lo haga realidad, aunque sólo sea ese otro instante en el que el aire se agita a su paso…

Son palabras pasajeras que permanecen hasta la vuelta de página o hasta el olvido, para que ya nada pueda borrarlas…

PALABRAS PASAJERAS-MLA-P

 

Nada tras los árboles

NADA TRAS ARBOLESEl paraíso no ha desaparecido, aunque ha cambiado. Vivimos rodeados de otros árboles que esconden la realidad, y de nuevas realidades que tapan la vista de la imaginación y ocultan el camino del deseo…

Nada es lo que parece, y lo que parece no es…

Todo está en la mirada… Quizás por ello salimos de casa con ella puesta, de ese modo no dejamos lugar a la sorpresa por si acaso fuera verdad…

La realidad tan sólo es una coincidencia o una extraña…

 

NADA TRAS LOS ARBOLES-P

 

Tampoco fuimos ayer

FE DEL RECUERDO-BrooklynSeguir siendo es una traición… 

En algún momento hay que dejar de ser para volver ser… Continuar por el simple hecho de permanecer cuando ya todo ha cambiado, supone traicionar al mañana, y cambiar para ser de nuevo conlleva la traición del ayer… Quizás por ello la vida no camina recta, y el olvido se hace tan necesario como el recuerdo.

Necesitamos olvidar para saber quienes somos, y recordar para ser conscientes de lo que ya no somos…

No hace falta morir del todo para reencarnarse, ni buscar un lugar distinto a nosotros mismos para una nueva encarnación… Tan sólo es necesario morir un poco en la soledad que llega, y dejar de ser en la persona que se fue con el tiempo…

Al final el pasado es más cuestión de fe que de recuerdo… Nada permanece tanto como para ser verdad…

Hoy no somos, ayer tampoco… Sólo fuimos ayer.

 

FE DEL RECUERDO-P