La mirada que da color a los días

MIRADA-OJOSEl color de los ojos es el color de la mirada, por eso la realidad cambia de color cuando la miran, y la mirada cambia la realidad cuando la ve…

La pupila es negra porque guarda todos los colores en su interior, para matizar la luz que entra con el tono que la mirada decide… No hay noche oscura cuando brilla la mirada, ni sol que pueda alumbrar la ausencia… Todo forma parte del claroscuro de guiños y muecas que los días nos hacen al caminar…

Pero queda la noche de los días pensados que no logran asomarse por las pupilas, y la noche de los días distantes que, como estrellas agotadas, dejaron de mandar su luz aunque aparezcan en el calendario… Todo es negro en ellos, el recuerdo retenido y la ausencia liberada.

Ocurra lo que ocurra, esté donde esté, siempre veo tu mirada en la pupila de los ojos que me miran…

 

NEGRO INESCRUTABLE-MLA-P

 

Los renglones torcidos de cada día

TRANVIASLa mañana nos hace mirar al frente, cuando difícilmente el destino nos aguarda al otro lado de la mirada…

La linealidad del tiempo nos confunde y engaña para atraparnos en su dictado, y hacer que todo quede reducido a un pasado, presente y futuro separados e incompatibles, como si dejásemos de ser en cada día, en lugar de hacernos y ser un poco más tras cada jornada…

El pasado nunca queda atrás del todo ni el futuro sólo está por llegar… La vida de cada día no conoce el tiempo hasta que este sucede y, entonces, ya es demasiado tarde en esa dictadura de horas y minutos…

No hay camino recto en los días, su tránsito siempre es tortuoso al transcurrir más por la profundidad de los sentimientos que por la superficie fría de lo aparente…

Ya lo dijo el poeta José Ángel Valente, “no estamos en la superficie más que para hacer una inspiración profunda que nos permita regresar al fondo”…

…Da igual que ese fondo sea pasado, futuro o presente.

 

RENGLONES TORCIDOS-MLA-P