La mirada que da color a los días

MIRADA-OJOSEl color de los ojos es el color de la mirada, por eso la realidad cambia de color cuando la miran, y la mirada cambia la realidad cuando la ve…

La pupila es negra porque guarda todos los colores en su interior, para matizar la luz que entra con el tono que la mirada decide… No hay noche oscura cuando brilla la mirada, ni sol que pueda alumbrar la ausencia… Todo forma parte del claroscuro de guiños y muecas que los días nos hacen al caminar…

Pero queda la noche de los días pensados que no logran asomarse por las pupilas, y la noche de los días distantes que, como estrellas agotadas, dejaron de mandar su luz aunque aparezcan en el calendario… Todo es negro en ellos, el recuerdo retenido y la ausencia liberada.

Ocurra lo que ocurra, esté donde esté, siempre veo tu mirada en la pupila de los ojos que me miran…

 

NEGRO INESCRUTABLE-MLA-P

 

Los renglones torcidos de cada día

TRANVIASLa mañana nos hace mirar al frente, cuando difícilmente el destino nos aguarda al otro lado de la mirada…

La linealidad del tiempo nos confunde y engaña para atraparnos en su dictado, y hacer que todo quede reducido a un pasado, presente y futuro separados e incompatibles, como si dejásemos de ser en cada día, en lugar de hacernos y ser un poco más tras cada jornada…

El pasado nunca queda atrás del todo ni el futuro sólo está por llegar… La vida de cada día no conoce el tiempo hasta que este sucede y, entonces, ya es demasiado tarde en esa dictadura de horas y minutos…

No hay camino recto en los días, su tránsito siempre es tortuoso al transcurrir más por la profundidad de los sentimientos que por la superficie fría de lo aparente…

Ya lo dijo el poeta José Ángel Valente, “no estamos en la superficie más que para hacer una inspiración profunda que nos permita regresar al fondo”…

…Da igual que ese fondo sea pasado, futuro o presente.

 

RENGLONES TORCIDOS-MLA-P

La sucesión desordenada de los días

PAJAROS ALAMBRE“La sucesión sucesiva de los sucesos sucedidos a lo largo de los días”… algo así nos decían que era la historia, allá cuando éramos pequeños.

Según esa referencia, las historias deberían ser, “las sucesiones sucesivas de los sucesos sucedidos a lo largo de los días”… pero sería imposible… No podrían serlo.

Las historias de la vida no encajan dentro de esa definición, porque la vida y sus historias no siempre son sucesivas, no todas se suceden ni transcurren una a continuación de la otra. Y cuando lo hacen, algunas saltan de momento y toman posiciones anteriores para volver a empezar o para acabar de una vez por todas; da igual que el tiempo y su rigor se opongan a su decisión, en estos temas siempre manda el acontecer.

Otras veces, las historias más importantes sencillamente no suceden, se quedan perdidas en una espera que en ocasiones acaba por terminar, y en otras termina por no acabar. Pero de cualquier modo, las historias retenidas en el suspense de la espera no encajarían en esa definición universal que nos daban antes de que todo empezara a suceder…

Y tampoco nuestras historias vividas pueden ser parte de esa historia general cuando los días se pierden entre tantas noches acabadas y en tantas otras inacabadasSon esas noches las que iluminan la vida con su oscuridad, con sus bombillas encendidas, y con el temblor de las velas que permanecen hasta el amanecer…

La vida siempre sucede a la vida de manera desordenada,  aunque todo tiene un nexo de continuidad en el antes o en el después, en el recuerdo o en los sueños…

 

AGRIO ELIXIR RECUERDO-MLA-P

 

 

Las estrellas se equivocan

LEE MARVINNada termina en aquello destinado a acabar, su final solo es parte de su propia esencia, de su razón de ser; de ese continuar cuando ya deja de serlo, tal y como estaba contemplado desde su origen…

Todo transcurre como está previsto en esas otras crónicas de finales anticipados, y sólo sucede lo que en algún momento sabíamos que iba a ocurrir… No hay lugar para lo imprevisto.

La sorpresa en verdad está en cada día que sigue, en el nuevo despertar en compañía, en el paseo que le sigue a la tarde, en cada espera acompañada a que el semáforo se ponga verde… El accidente es esa supervivencia prolongada, no el final…

El final es lo único seguro…

Sin embargo nos enseñan lo contrario, y con frecuencia nos dejamos acosar por la amenaza del destino hasta llegar a caer en su deriva…. La “irremediabilidad” de los días sólo sucede a veces.

La vida es una rebelión, y la rebelión hay que vivirla cada día…

Nada acaba en lo que continúa, aunque sea de otra forma, en otro lugar, en otra compañía… Aunque sólo siga la búsqueda que te hace feliz esperando la sorpresa…

Nada nuevo hay escrito en las estrellas, salvo la historia que termina cada día…

BAJO LA ESTRELLA ERRANTE-MLA-P

 

El orden de las cosas

ORDEN-DOMINOEn algún lugar entre el caos y el orden estamos tú y yo, fuera de toda duda y en el mismo núcleo de la nada, allí donde los átomos luchan por mantener un equilibrio entre lo que no es y lo que no puede ser…

Ellos no lo saben, igual que nosotras, pero el hecho de intentarlo es tan importante como la intención de no hacerlo… La clave está en guardar un equilibrio entre el caos y el orden, eso sí, cada uno por su lado, porque si todo fuera caos o si todo fuera orden terminaríamos por darnos cuenta de nuestro lugar, y no habría razón para seguir buscando.

Los convencionalismos que nos imponen son más una orden que cumplir que un orden alcanzado, por eso se produce la fricción… El poeta luso Nuno Júdice habla de “otro orden que no veo”, y quizás sea el único, aunque nadie más lo comparta; pero ese orden nuestro es el que nos dice qué es lo primero, lo más importante… quién es la persona que más queremos, quién guarda todo nuestro saudade…

Y aunque ese orden interior nos agite y nos desordene la vida, será nuestra búsqueda y nuestra paz quienes vuelvan a recomponerlo, tal y como hacen las partículas atómicas en el movimiento constante que sustenta la vida….

Escribe Nuno Júdice, “…como si dentro de mí estas cosas / encontraran su orden, y su movimiento natural / fuera el camino que sigo para encontrarlas, sin / saber nunca dónde están”.

Todo está dentro de nosotras, también la soledad y la presencia.

 

ORDEN DE LAS COSAS-MLA-P

 

 

La sorpresa intacta

SORPRESA-ATARDECERHay momentos, situaciones y circunstancias que superan la capacidad de sentir y asimilar, de manera que emociones y realidad quedan como el poso de esos días saturados imposibles de asimilar…

Pero hay otras situaciones, circunstancias y emociones que no encuentran límite alguno, con independencia de su intensidad y de su cantidad… Llegan a bocanadas y como bocanadas se quedan para hacernos más pequeños ante tanta inmensidad…

Y es que no es el estímulo el que satura, sino la persona que lo percibe…

Aquello que se vive cada vez por primera vez no acumula experiencia ni memoria… Cada ocasión es la primera, y lo será siempre mientras se mantenga la sorpresa intacta…

 

SORPRESA INTACTA-MLA-P