Sucede la espera

SUCEDE LA ESPERA-SillaSucede más lo que no ocurre que aquello que acontece…

Al principio es el recuerdo, pero llega un momento en la vida en que importa más lo que se echa  en falta que lo que se echa de menos… Todo aquello que iba a ser y no ha sido es más verdad que lo que aparece en la vitrina de  los años, aunque a veces no reparemos en el hueco que queda entre cada logro.

Al final, es el negativo de la vida lo que más condiciona lo que queda de ella… Ya no basta el espejo, ni siquiera la mirada que se detiene en el interrogante de los ojos… Los años cada vez llegan más vacíos,  y todo se llena de nada para convertir nuestra anatomía vital en una radiografía llena de matices grises, sin que ninguno de ellos logre superar el blanco o el negro…

En ella vemos los huesos que aguantan la piel, se insinúa la silueta blanquecina de un cuerpo de aluvión hecho de residuos, y se observan los negros espacios de las ausencias atrapadas entre ese amasijo  de estructuras que soportan el peso de la nada. La gravedad de la vida que nos pega al suelo de los días justo donde terminan los viajes soñados.

Los colores han quedado para pintar el álbum de sueños y recuerdos hechos de siluetas… Ninguno verdad en su interior, todos ciertos en su contorno confundido…

SUCEDE LA ESPERA-p

La memoria es grasa y se pega a la piel

RECUERDOS GRASOSNo hay dietas milagrosas ni alimentos mágicos… El peso de la vida lo dan los años y la intensidad de sus momentos.  

Hay quien vive de días vacuos y sus años flotan en la nada, aunque sean muchos, y quien desborda las horas con momentos que superan los mañanas que le siguen, la distancia recorrida puede ser corta, pero sus pisadas se hunden en la arena movediza del tiempo…

Los recuerdos son como la grasa, vienen a guardar esos momentos para cuando no haya nada que vivir, para cuando la ausencia te haga sentir el hambre de los sentimientos, o la conciencia se equivoca de mirada y se encuentra de repente con la intensidad de un momento que no termina de perder su color sepia.

Son recuerdos grasos que se pegan a la piel, que aumentan nuestro peso vital… pero adelgazan el alma y aligeran el equipaje hecho de ausencias dobladas y planchadas. Ausencias que intentaremos vestir ante el espejo de los días, y que ya no nos estarán bien… Nos apretarán en alguna parte del corazón o nos vendrán largas como las noches…

Dicen que el alma nos deja cuando morimos, pero no es así… morimos cuando nos abandona el alma adelgazada por esos recuerdos grasos que atrapan al cuerpo en la duda de no regresar…

RECUERDOS GRASOS-Poema MLA

Acción reacción

ACCION-REACCIONLos sentimientos y las emociones son como la física, no sólo porque tienen su ley propia de la gravedad, sino porque también obedecen a leyes inmutables que los hacen comportarse de una determinada manera, y no de otra.

Por ejemplo, “no se crean ni se destruyen, te transforman”... te convierten en otra persona sin que nada cambie en ti. Es como un milagro, una especie de mutación que no modifica ninguna de las bases del ADN de nuestras células… Deberíamos definir un nuevo nivel en el ser humano para explicarlo… tenemos el genotipo, que habla de la información contenida en los genes, el fenotipo que nos dice cómo se expresa y se manifiesta en nuestro aspecto, y ahora deberíamos definir el “emotipo”, ese estado de ánimo permanente que resulta de la interacción de los sentimientos con el entorno presente y el contorno ausente.

Si continuamos con la lección de física y sus principios, vemos que también las emociones obedecen la tercera Ley de Newton, la ley de la “acción y reacción”, pero con alguna variante, como no podía ser de otro modo en este espacio tan sentimental. Así, cuando se produce una emoción se suele ocasionar una reacción en sentido contrario, aunque en ocasiones la acción que aparece puede ser “contraria a cualquier sentido y razón”… Por eso no se puede descartar que se encuentren de frente en alguno de los cambios de rasante de la vida, y a toda la velocidad que marca el silencio… Pero de su resultado hablaremos el día de la lección de Medicina Forense.

Hoy terminaremos esta lección de Física de las emociones con  el “Principio de Arquímedes”. Nos dice que si introducimos una emoción en un corazón, ésta produce un desplazamiento de fluidos y sentimientos hacia todo el cuerpo de manera proporcional al volumen de la emoción zambullida… De ahí que aumente el pulso, que el pecho palpite, que la piel se ponga rubicunda y atópica, y que las ideas se enreden en los cabellos…

CUANDO TU ME DEJAS-MLA