El abrigo de tu piel

ABRAZO-PicassoLa intemperie nos acompaña allí donde la desnudez se muestra, da igual que haya ropas y prendas sobre el cuerpo, al final lo que cubren no es el torso ni los brazos o las piernas, al final, como al principio, lo que cubren esas prendas es el inevitable desnudo de la ausencia, envuelto por una intemperie hecha de soledad y distancia.

Con frecuencia colocamos pantallas entre la esencia de las cosas. Las camuflamos junto a la nada y la negación para así filtrar los sentimientos entre las razones dadas, y dejar que se vuelvan  grises y frías como si fueran parte del asfalto o de las avenidas. A partir de ese momento, ya serán invisibles a una mirada que aún se agarra al color del recuerdo, inaccesibles a la razón que las niega, y ajenas a los sentimientos perdidos.

Todo acaba, o vuelve a empezar, cuando llamamos realidad a ese laberinto levantado, y nos perdemos en busca de una salida cada vez más alejada de nuestros pasos, y más evitable.

Todo se vuelve frío y esperado entre cartones y espejos, pero lo único cierto es que nada de lo que habita entre ellos es verdad.

Quizás por ello Picasso hablaba de que existía más de una realidad…

Pero da igual… seguimos desnudos entre ropas, perdidos en la intemperie ajena, intentando evitar los espejos, y buscando arrancar los cartones del pasadizo de los recuerdos para cubrirnos en una noche cada día más larga…

ABRAZO DE TU PIEL-MLA-P

 

Fronteras en el aire

FRONTERANadie defiende la tierra por la tierra… La tierra sólo es el polvo de la pertenencia, el terreno donde descansa la identidad. La tierra es el barro que modela los sueños, la arena que arrastra el tiempo que somos…

Ser por haber sido tan sólo es una parte del camino… La identidad no sólo está en el pasado, la identidad está más en lo que se quiere llegar a ser… Lo ocurrido ayer no se hizo pensando en aquel momento, sino en el futuro que se buscaba a través de lo iniciado.

Como médico forense, los mayores enfrentamientos que he visto han sido por las tierras. Hombres que han llegado a matar por las lindes que consideraban propias, que han considerado que un metro de su terreno tenía más valor que la vida de quien lo reclamaba… Ninguno de ellos hablaba después del valor de unos metros de tierra sin cultivar y sin provecho alguno, todos defendían aquello de lo que sólo se consideraban depositarios para el mañana, la herencia de lo que entendían como dignidad, la pertenencia a todo lo que esa tierra había sido y significaba. Ninguno hablaba ni defendía su propiedad como algo material.

Al final somos las personas quienes pertenecemos a los lugares, no al contrario. Por eso sólo desde el reconocimiento y el consentimiento se puede estar y renunciar a ellos.

Pero a los humanos nos han enseñado a buscar el poder como señal de identidad, y el poder de unos sólo se consigue sobre la apropiación de aquello que es de otros. Por eso la historia está llena de invasiones y terremotos a ras de tierra, y por eso el destino siempre ha sido volver a empezar.

Miles de años después de haber alcanzado, en teoría, la humanidad, continuamos peleando por lo mismo: por la tierra, las ideas y las creencias… Algo deberíamos haber aprendido de los años, pero hemos preferido el analfabetismo de una cultura inhumana antes que renunciar al poder.

Por eso hoy las fronteras se levantan de otro modo, y aunque también hay quien busca ese territorio de pertenencia para darle sentido a la vida, otros levantan fronteras al poner la mirada sobre las ideas, los sentimientos, las creencias, el color de la piel o cualquier otra razón que ellos decidan para encerrar a alguien en su propia condición.

Hoy el aire es líquido, no gaseo; por eso las fronteras están en el aire y la tierra es barro. 

FRONTERAS EN LA MIRADA-P

 

Constantes vitales

CONSTANTES VITALESSi pudiéramos auscultar la vida, hacerle un electrocardiograma para ver cómo evoluciona, o una simple radiografía antero-posterior, encontraríamos algunos ruidos, ciertas líneas o algunas manchas que no serían nada halagüeñas.

Confundimos la muerte con el cese de las constantes vitales, como si fueran éstas las que le dieran sentido al vivir, y creemos que hay vida porque late un corazón sin saber por qué o por quién lo hace; o porque respiramos un aire que nunca es puro en la ausencia de tu aliento.

Y poco poco vamos cediendo vida en todo aquello que rompe la constancia entre lo vivido y lo que aún queda por vivir… hasta que un día vemos que la derrota ya es inevitable. Es entonces cuando tomamos conciencia de cada uno de los momentos e instantes que condujeron a ella, sin que nada podamos hacer, salvo recordar.

La muerte tiene más de rendición propia que de victoria ajena, aunque en ocasiones hay tanta desproporción que merece vencer a tiempo con una despedida…

SOLEDAD FRACASO ADVERTIDO-P

 

Cuestión de fe

MONTAÑAS-FELa fe mueve montañas, pero sólo lo hace cuando cree en el movimiento y en el encuentro... Otras veces es la misma fe la que levanta cordilleras en la nada para impedir los pasos y la proximidad de las caricias y la compañía…

Creer siempre ha sido el antídoto del hacer. Mientras más se cree menos se hace,  pues es la creencia la que da respuesta y solución a cada propuesta; todo encaja en la fe, y aquello que sobra, pues no es creíble…

Lo que  es es, y lo que no es no es… fácil metafísica para una realidad hecha con las sobras de los sentimientos, y con aquellas otras emociones que no llegamos a usar por si acaso hacia falta que no las utilizáramos, como al final suele ocurrir.

Hacer en nombre de la fe es igual que creer en la nada como solución… Sólo son excusas y razones para mantener en el mismo recipiente de cristal los sentimientos, los recuerdos, las esperanzas… y acercarnos a su aroma conforme se pierde un poco cada día;  o para lamentarnos cuando termina por perderse entre los fragmentos de cristal que una mañana encontramos en el suelo…

Antes que la fe está la realidad; cambiar el orden de los factores siempre altera el producto…

CUESTION DE FE-P

Los recodos de la distancia

WINDING ROADLa distancia siempre se vive cerca, pero se percibe a lo lejos, como si estuviera al final de una línea recta por la que se pierde la mirada, o detrás de la sucesión de puntos negros y rojos de los días… Pero la distancia nunca es una línea recta.

La distancia está formada por los giros que da la vida, y por las vueltas que le damos nosotros a ella, por eso se parece más a un garabato sobre el papel que al trazo dictado por una escuadra o un cartabón.

Y mientras hay quien sólo ve en ella un horizonte perdido al frente, también revela y nos enseña muchas lecciones. La distancia nos dice lo que es grande y lo que es pequeño según destaque en ella y dónde lo haga; nos indica lo que tiene fuerza para enfrentarse a su deriva y lo que es arrastrada por ella y se pierde; nos adormece en su monotonía invariable o nos sorprende con algo nuevo en alguno de sus recodos…

Porque en esos giros de la vida y entre las vueltas que le damos, a veces se forman recodos en la distancia que nos devuelven parte de lo que sentimos perdido, o nos descubren rincones desconocidos hasta ese momento…

Son las lecciones de la distancia, quizás por ello existen “cursos a distancia” y también se educa a distancia, porque hay cosas que no se pueden aprender de cerca, porque la perspectiva cambia la mirada… y nunca debemos dejar de aprender.

 

UNDERSTANDING-P

Recuerdos que vienen con música de “los Beatles”

THE BEATLESSi hay algo que caracteriza a los recuerdos es su silencio, ese comportamiento modélico para permanecer en un rincón de la vida a la espera de que algo o alguien los llame para regresar, y compartir parte de un tiempo que, de alguna manera, también les pertenece; pues todo lo que pasó después aquel momento cuando aún no eran memoria, quizás no habría sido igual sin ellos.

Donde hay un recuerdo hay una deuda, les debemos algo… y ellos a nosotros. Quizás no sea nada serio, o quizás sea lo único que debería importar… pero la vida está hecha con los jirones que le arrancamos al tiempo, a los lugares, a los sueños, a la imaginación… también con los trozos que rasgamos de la nada, del silencio, de la ausencia…

El problema es cuando hay que repartir esos trozos para que cada una de nosotras los cosa en su vida, después de que ya no se puedan estirar más ni dividir en nuevos quizás… Es entonces cuando el tiempo se venga colocando trozos de esa ausencia y su distancia en el paño que nos envuelve… Cuando el gélido susurro del silencio se cuela por esos rotos…

Los recuerdos son los que cubren con su relato los huecos de la deriva; otras veces son ellos los que los agrandan para que todo quede más claro en el lado oscuro… Nada nuevo, como se puede ver.

Pero hay momentos en que los recuerdos vienen tarareando la música  que sonó en aquel momento… Llegan y te dicen, “tenemos una deuda”, “me debes un baile”…

Y tú, sin dudarlo, sonríes y te pones a bailar con ellos…

 

BEATLES EN EL INTERNADO-P

El futuro puede volver

ESCHER-FUTURO PUEDE VOLVERConocer el futuro no lo impediría, ni siquiera lograría evitar la sorpresa de su encuentro… tan sólo lo adelantaría.

En cambio, dejaríamos de vivir el presente y, probablemente, olvidaríamos el pasado ante el reto de tener que prepararnos frente a lo que nos trae el tiempo, en lugar de ir a por todo lo que queremos hacer realidad. La vida sería aún más espera, pero nada sucedería.

Hoy, hay sorpresas que aparecen junto a lo inesperado, otras que llegan tarde, como quien se retrasa a una cita, y algunas que seguimos esperando como parte de ese futuro lejano e imprevisible… Pero la sorpresa forma parte de la búsqueda, del deseo, del recuerdo…

Somos insignificantes ante el tiempo y la vida, dependemos más de todo lo que nos rodea y de quien está a nuestro lado, cerca o en la distancia, que de nosotros mismos… Y aún así nos erigimos dueños de un destino que no existe ni nos pertenece… que sólo lo hizo cuando acabó y dejó su impronta junto a las arrugas…

Quizás por eso nos buscamos y salimos al encuentro, porque el futuro se fue, pero puede volver… aunque sea por otro lado, de forma diferente, junto a alguien distinto…

 

INOCENCIA INESPERADO-MLA-P