La morgue central

morgue-mesas

A veces, por extrañas circunstancias, las despedidas coinciden… No tienen por que ocurrir al mismo tiempo, una despedida es para siempre y los días no duran tanto, pero los sentimientos que las acompañan no son tan diferentes para creer que sus momentos están tan lejos.

En junio (2016) visité la morgue central de Lima, y al recorrerla puede ver en el aire de sus pasillos la muesca de cada despedida… Ahora, a miles de kilómetros de distancia y a seis meses de aquel día, justo en el momento en que el año se va del todo, veo sus huellas en cada día que resta y con cada palabra que llega… Sabe que es su última oportunidad de permanecer y lo intenta.

Son las despedidas, todas para siempre, pero algunas sin nada más ni nadie más…

la-morgue-mla-11-6-16