El continente perdido de tu ausencia

BOTELLA CON MENSAJELa fe mueve montañas, de ahí los terremotos, pero es el deseo el que nos hace avanzar hacia lo alto de la montaña o hacia el mar.

Creer en alguien o tener fe en algo siempre agita la conciencia, no tanto por la idea en sí como por la inseguridad que genera. Creer es la “cara B” de la duda, primero se duda y después se cree, nadie nace creyendo, como tampoco se nace queriendo. Es el proceso de búsqueda el que lleva a creer que el sentimiento puede ser verdad a pesar de todos los miedos que lo acompañan, y luego a querer, a soltar esas emociones que te arrastran por encima de cualquier conflicto de la mano de la otra persona.

La vida es distancia y vivir encuentro, por eso andamos a la deriva por las aguas del tiempo en busca del continente perdido que un día creímos habitar… pero ya no existe, ya sólo es una parte hundida en la ausencia.

 

CONTINENTE PERDIDO-P