Los rincones de la coincidencia

RINCON INTERIORCon frecuencia nos perdemos buscando una grieta en el horizonte por la que poder mirar un poco más lejos, como si fuera el pasadizo que nos permitiera escapar de la conciencia, y en cambio dejamos en el ángulo muerto de la mirada aquello que nos acaricia cada mañana.

Creer en un mañana inexistente, simplemente porque dudamos hoy, no es suficiente; como tampoco lo es no creer en él… Ahí nace la inquietud, decidir en qué creer para dejar de hacerlo en lo demás.

La vida te enseña que no todo es posible y que el tiempo no es capaz de llegar tan lejos como el deseo… Todo acaba antes que nosotros, y aún así los sueños prolongan esos restos de vida hasta donde los ojos alcanzan.

Pero la vida sólo sucede en pequeños rincones y a ratos… Fuera de ellos nada más queda la espera, el recuerdo que cierra los ojos y la duda que mira de reojo… Un tiempo al que también llamamos vida por pura rutina…

 

RINCONES DE LA COINCIDENCIA-P