Fronteras en el aire

FRONTERANadie defiende la tierra por la tierra… La tierra sólo es el polvo de la pertenencia, el terreno donde descansa la identidad. La tierra es el barro que modela los sueños, la arena que arrastra el tiempo que somos…

Ser por haber sido tan sólo es una parte del camino… La identidad no sólo está en el pasado, la identidad está más en lo que se quiere llegar a ser… Lo ocurrido ayer no se hizo pensando en aquel momento, sino en el futuro que se buscaba a través de lo iniciado.

Como médico forense, los mayores enfrentamientos que he visto han sido por las tierras. Hombres que han llegado a matar por las lindes que consideraban propias, que han considerado que un metro de su terreno tenía más valor que la vida de quien lo reclamaba… Ninguno de ellos hablaba después del valor de unos metros de tierra sin cultivar y sin provecho alguno, todos defendían aquello de lo que sólo se consideraban depositarios para el mañana, la herencia de lo que entendían como dignidad, la pertenencia a todo lo que esa tierra había sido y significaba. Ninguno hablaba ni defendía su propiedad como algo material.

Al final somos las personas quienes pertenecemos a los lugares, no al contrario. Por eso sólo desde el reconocimiento y el consentimiento se puede estar y renunciar a ellos.

Pero a los humanos nos han enseñado a buscar el poder como señal de identidad, y el poder de unos sólo se consigue sobre la apropiación de aquello que es de otros. Por eso la historia está llena de invasiones y terremotos a ras de tierra, y por eso el destino siempre ha sido volver a empezar.

Miles de años después de haber alcanzado, en teoría, la humanidad, continuamos peleando por lo mismo: por la tierra, las ideas y las creencias… Algo deberíamos haber aprendido de los años, pero hemos preferido el analfabetismo de una cultura inhumana antes que renunciar al poder.

Por eso hoy las fronteras se levantan de otro modo, y aunque también hay quien busca ese territorio de pertenencia para darle sentido a la vida, otros levantan fronteras al poner la mirada sobre las ideas, los sentimientos, las creencias, el color de la piel o cualquier otra razón que ellos decidan para encerrar a alguien en su propia condición.

Hoy el aire es líquido, no gaseo; por eso las fronteras están en el aire y la tierra es barro. 

FRONTERAS EN LA MIRADA-P