Palabras que mueren en el aire

PALABRAS MUEREN AIRENo todo lo dicho se dijo, ni todo lo que se habló permanece… 

Damos por supuesto razones y argumentos que nunca fueron para así justificar una decisión que, a tenor del análisis, nunca debería haberse tomado…

Pero en ocasiones se busca más la coherencia que la verdad, y la armonía con los demás que el contraste de la propia realidad que nace de los sentimientos… Si hay algo que nos han enseñado a sacrificar son las emociones, unas veces por falsas, otras por pasajeras, nos dicen… Parece que se es más inteligente, más fuerte, más maduro… si traicionamos un sentimiento por una razón.

La vida sigue, comentan… y lo hace, pero sin esos sentimientos y aquellas palabras que ya quedan para siempre en el cementerio del aire.

Da la sensación que la vida nos empuja a quedar bien en aquellos lugares en los que un día las circunstancias o alguien decidió que ese era el lugar donde quedábamos bien, como si a partir de ese momento el tren y la estación comenzaran su viaje al mismo tiempo, como si ya no hubiera otros caminos, nuevos destinos… Como si ya sólo fuésemos una parte del escenario por el que otros se moverán.

…Y las palabras mueren en el aire “impronunciado” de los pulmones o en el que suena lejos tras los labios…

¿Y el silencio…? El silencio no existe, pero es verdad… Es como la tierra entre la lápida y el féretro, nadie piensa en ella, pero es la que en realidad todo lo cubre… Del mismo modo que el silencio cubre las palabras en su camposanto hecho de aire…

 

CEMENTERIO PALABRAS-P