La luz cansada de los días

SOMBRAEl juego de luces y sombras sobre la acera alarga y acorta a las personas que deambulan por las calles de la vida en busca de refugio. La mañana las reduce a la insignificancia de un punto sobre el que caminan ciegos de conciencia y desesperanza, pero cada amanecer y todos los atardeceres, la luz cansada de los días, aquella que aún no ha despertado del todo y la que cae derrotada y gastada, alarga las sombras para hacer creer que mañana quizás será otro día, ese día imposible en que persona y sombra sean la misma cosa.

Son sombras que se agrandan a las espaldas de cada uno, y susurran que al Este o al Oeste les espera su gran oportunidad…

Pero la vida no tiene Este ni Oeste, tan sólo el pasado Sur y el futuro que se muestra difuso al Norte… Por eso nadie encuentra el verdadero tamaño de su identidad cuando la busca sobre las aceras y la olvida en su mirada.

No es la luz la que acorta los días… tampoco la oscuridad.

…Es la mirada ocupada la que no deja lugar a la sorpresa ni a los sentimientos…. La que hace de todo casi nada…

CUANDO EL TIEMPO ERA LARGO-P