PDF (Poesía de Ficción)

PDF-ImagenNos asentamos sobre certezas pasajeras que vuelan hacia el ocaso, el terreno sólido que recoge los pasos que la duda hunde y nos anima a continuar sin descartar el regreso como opción, aunque sea tarde.

El territorio cierto de los días está levantado sobre la verdad desenmascarada que un día se presentó como cierta, y a pesar de su inconsistencia y de que sabíamos que no permanecería, hizo del camino un espacio lo suficientemente sólido para construir el tiempo pasajero que nos hizo sentir y creer…

Estamos hechos de momentos de aluvión… de días arrastrados por la corriente de los sentimientos que crece y desaparece, que se dirige a un lado o a otro, y deja sus posos sobre una orilla o sobre la opuesta, dependiendo de si la tormenta estalla al Norte o al Sur de los días, en ese pasado incierto o en ese futuro desconocido…

Y todo aquello que fue pero no fue, sigue siendo en las capas depositadas sobre la vida y forma parte de su verdad, aunque los días ya en el ocaso demostraran que se trataba de elementos falsos… Fueron ciertos mientras duró su luz, como cualquier otra verdad en su viaje hacia el olvido.

La otra cara de la verdad no es la mentira, en ocasiones es la ficción de lo que fue durante un tiempo y de lo que no será para siempre…

La poesía nace de esos momentos de aluvión que los días depositan en las orillas de la vida, y que luego las noches remueven en busca de las estrellas caídas… Por eso la luz teme tanto a la poesía, a los sentimientos que remueve, a la verdad que revela en cada persona que la recibe… Y por ello trata de ocultarla en rincones oscuros, en días abandonados, debajo de las piedras que intentan esconder la fina arena de los sentimientos….

Es la verdad de la “poesía de ficción”…

PDF-P