El silencio necesita palabras que callar

MARRAKECH-1Mirar al resultado de las cosas sin la perspectiva del punto de partida siempre conduce a la confusión. Los destinos son escasos, los lugares, ideas, sentimientos… de donde se parte, infinitos.

Tendemos a valorar más el encuentro al final que a apreciar todo lo que se comparte en el momento inicial, cuando la pureza de las razones aún no ha quedado hundida junto a las huellas del camino.

Cualquier destino parece un objetivo en sí mismo, cuando con frecuencia tan sólo es el accidente de todo lo que no ha podido ser, no la consecuencia de lo que fue… Pero cuenta con la ventaja de su realidad frente a lo que ya no ha sido, un argumento demasiado sólido como para ser rebatido con el recuerdo o a través de los sueños…

Es difícil creer que lo que no ha sido cuando podía, podrá ser cuando no puede… Pero ahí están los sentimientos que lo desafían, aunque sólo sea esa su razón de no ser…

Los silencios necesitan palabras que callar… de lo contrario no son silencio, tan solo serían un fragmento de esa nada que con tanta frecuencia se introduce entre la realidad, para rellenarla y hacernos creer que es más amplia y profunda, cuando en verdad se reduce a una fina línea por la que caminamos como funambulistas por el precipicio del tiempo.

El encuentro en una cultura extraña nos enseñó la importancia de las palabras… y las palabras nos hablaron de la trascendencia de los silencios, como si todo fuera parte de un hechizo… De “una cierta clase de magia” que sólo tus ojos lograban vencer…

POEM IN ENGLISH