La maleabilidad del acero

ACERO-MALEABILIDADNada aguanta más allá de lo que es capaz de resistir, salvo que resista más de lo que es capaz de aguantar… Tampoco nadie.

La vida es la continua superación de lo imposible, la demostración de la mentira vivida y su sustitución por otra no-verdad que será desplazada por aquella que llegue después… Por eso el tiempo resulta victorioso, porque trae lo más cierto, cuando en verdad tan sólo es lo último…

Pero no es él quien consigue la certeza transitoria, sino la vida... ese conocimiento y las emociones que las personas dejan a la puerta de su existencia para que otras puedan usarlas, y así crecer juntas sobre aquello que se comparte… Nada ocurre en un desierto ni en lugar abandonado, tampoco en soledad, sólo su desgaste y ruina…

Preferimos ser tiempo mentiroso en lugar de vida cierta, por eso jugamos su carrera e intentamos llegar antes y más lejos, para sentirnos días brillantes que abandonan la vida en cada despertar, y sumar pepitas de oro en el saco roto de las noches vacuas de la ausencia.

Y caemos en la trampa de la certeza de lo último, y del olvido como demostración…

Por eso llega la mentira junto al tiempo, para adaptarnos a una realidad que no es, y que seguirá sin ser con ella, pero parecerá cierta bajo su sombra… Si en lugar de creernos esos días dorados que buscan la última verdad nos sintiéramos vida, no necesitaríamos engañarnos para demostrar la sinceridad de unas emociones que nunca son las últimas.

La vida se convierte de este modo en el lugar para la sorpresa y para el remordimiento, pero mientras resolvemos sus dudas pasa el tiempo, y con él esa vida intermitente de días sin noches y certezas pasajeras.

Nos enseñaron a ver lo que dura el tiempo, pero no a mirar entre sus rendijas y a acariciar la suave vida que sucede, justo como ocurre con el acero…

MALEABILIDAD DEL ACERO-P